Qué es el juego

QUÉ  ES EL JUEGO.

  El juego en los niños no sólo es un elemento lúdico,  sino que es un  preparación a la vida. Mediante el juego aprenden a ser adultos. De ahí los juegos de rol, a través de ellos los niños repiten e imitan aquello que han observado. Nuestros modelos de conducta son los que ellos imitan con sus juegos, quedando  adheridas en sus pequeñas mentes para insertarlos en sus propios modos de conducta.  Es por ello que el juego y el tiempo asignado al mismo cobra gran importancia en su educación. Los padres, como educadores, debemos favorecer estos momentos de ocio dentro de la formación de nuestros hijos. Los juguetes, lejos de ser un artículo de lujo o capricho, deben reclamar el lugar que le corresponde dentro de su educación,  para ello se deben usar y adquirir con responsabilidad. Quién de nosotros no ha caído en la tentación de comprar ciertos objetos en un  impulso,pensando: qué  bien me viene para hacer zumos de frutas, esta cámara de bolsillo para viajar es estupenda y con lo bien que está  de precio….para descubrir que es un trasto más dentro de nuestros armarios. …con la adquisición de un juguete para un niño sucede lo mismo. Tendemos a inundarlos con juguetes en dos fechas principales del año: en su cumpleaños y en las Navidades, sufriendo, en la mayoría de los casos, una sequía de novedades entre estas dos fechas.

                 Sobre todo en los primeros años es importante la adquisición de juguetes atendiendo a la maduración del niño, pues la experiencia de un bebé  de seis meses no es la misma  que experimenta un niño de año y medio que puede explorar el mundo con mayor libertad; por tanto su relación con los objetos va a ser diferente.

     Recuerdo que en una ocasión,  unos padres querían comprar una bicicleta para un niño de dos años, les recomendé que esperaran, por lo menos, hasta que cumpliera tres años pues era muy pequeño y no iba  a aprovecharla hasta dentro de unos meses,  diciéndoles que lo mejor sería algún modelo de correpasillos o un triciclo, la respuesta de los padres fue que ya le habían regalado un  correpasillos en su bautizo pero que no le hacía ni caso, entonces  les dije que si querían le podíamos probar la bicicleta , para ver cómo respondía el niño. Cuando miramos hacia dónde se  encontraba el niño lo vemos encima de un  correpasillos todo feliz.

                Estos padres habían descartado este juguete demasiado pronto , antes de que el niño hubiese madurado lo suficiente para disfrutar del juguete, pues, cuando el niño contaba con la edad apropiada,  ya estaban cansados de trastear con el juguete.

   Esta es una de las razones principales por las que recomendamos a nuestros clientes que pongan un juguete en las manos de sus hijos atendiendo a su edad madurativa. Cuando un fabricante  aconseja la edad de uso a partir de 18 meses, no debemos caer en la tentación de creer que nuestro niño de 6 meses es mayor y muy inteligente para su uso; en la mayoría de los casos lo único que conseguiremos es guardar ese juguete abandonado, sobre todo cuando llegan de nuevo su cumpleaños o las Navidades,  pensando que no le gusta al niño. Cuando lo cierto es que es ahora cuando estaría preparado para aprovecharlo adecuadamente. Este es el caso de juguetes de encaje, correpasillos, aquellos que requieran el uso de la manipulación fina, juguetes de empuje…  A cuántos de nosotros no nos ha sucedido que, al querer donar o tirar aquello que creemos no se usa, nuestros hijos nos rescatan aquel juguete al que nunca hizo caso de bebé y ahora se pasa horas con él. …no es por llevarnos la contraria ….es porque en estos momentos, a través de su experiencia y su maduración, saben disfrutar y usar ese juguete.

fervellos
fervellos

Latest posts by fervellos (see all)